IDEAS PARA EL NUEVO HIMNO
Compartir contenido:

Por Daniel Samper Ospina

El director de la Orquesta Filarmónica de Bogotá, David García, lanzó una convocatoria digital para proponer ideas en torno al himno nacional (e incluso interpretar las más llamativas): tumban estatuas, izan banderas al revés, derrumban las viejas narrativas de la historia, pero ¿el himno? ¿De verdad nos representa aquella pieza marcial, cuya música compuso un italiano, que destaca el varonil aliento de los soldados de primera línea, que de escudo les sirvió ante las fuerzas españolas? ¿Algún otro lugar del planeta debe su independencia a la halitosis de sus guerreros? Si para aquel entonces existiera Listerine, ¿seríamos aún una colonia española? De la colonia al enjuague bucal: ¿esa es nuestra historia?  ¿Esa es la paz de Santos? ¿El hermano de Duque es mamón?

La única persona que se había esforzado en ofrecer una reelaboración a nuestras estrofas marciales fue Shakira cuando habló de la libertad de Ublime: acaso una manera premonitoria de referirse a Álvaro Uribe. Habría podido cantar “la preclusión de Ublime”, para aproximarse mejor. Lo demás poco tiene que ver con lo que padecemos a diario: la única virgen que se arranca los cabellos es Paloma Valencia, aunque los únicos Cabellos sean, hoy en día, los de Margarita Cabello Blanco y su descendencia.

Para contribuir con la convocatoria del estimado maestro García (que busca discutir, no destruir, y pretende que nos detengamos a pensar en nuestro himno) aporto esta versión que narra la épica de la nación, como todo cántico marcial, pero de forma actualizada: no los sucesos oxidados de la historia, protagonizados por los viejos próceres de patilla larga de antes, sino aquellos con que vibran nuestros actuales libertadores de la patria, que esta semana se encontraron en las instalaciones —más ordinarias que nunca— del Congreso y cuyas efigies aparecerán en el futuro en todos los libros de historia y los óleos de los museos. En el caso de Gustavo Bolívar, con un casco.

CORO

Polombia está en la olla
y Duque es su tamal…
(si necesita plata,
pídala al grupo Aval).

I

Independencia piden
de Uribe al presidente,
y este graba un programa
y muerde un mojicón.
“A ti te querí mucho;
tráiganme una guitarra
que ya estoy que me canto,
¡y pásenme un balón!”.

II

Luego en plena pandemia
lanza una tributaria:
deber antes que IVA
le dice al personal.
Gravan hasta los huevos
de 1200 pesos:
la gente se rebota
y empieza a protestar.

III

“In all my term” responde
como un americano
rollizo el presidente,
que se autoentrevistó.
Cede la tributaria;
entrega a Carrasquilla:
pero la gente pide
que guarde ya el balón.

IV

El general Ajúa
controla a sus muchachos
(y piensa que a la prensa
también va a vigilar).
Constelación de cíclopes
deja cada protesta:
hay muchos perdigones
por culpa del Esmad.

V

Se agita la revuelta;
el gobierno se angustia;
Uribe lanza un trino
que es como un arcabuz.
Gente de bien se arma;
primeras líneas gritan;
los vándalos se infiltran
y queman hasta un bus…

VI

En tanto, Claudia López
recorre cada calle,
y megáfono en mano
se empieza a enfurecer.
Merca con su muñeca,
se va de vacaciones,
le dice a un ambulante
“Trabaje, sumercé”.

VII

Diego Cadena gime
—en medio de un proceso—
porque tiene soltura
y hasta un retorcijón.
Consigue dos testigos;
contrata un abogado;
le llorosea la breva;
se compra un nuevo avión.

VIII

En tanto las plenarias
de Cámara y Senado
el mismo presidente
las tuvo que instalar:
sin camisa de pepas,
ni jugo de naranja,
se refería a Narnia
y no a este muladar.

IX

Bolívar sus cabellos
guardolos bajo el casco
y, en mesa directiva,
se postuló a vencer;
los otros lo animaron,
mas votaron en blanco;
Bolívar fue burlado
—su casco blanco es—.

X

Angélica Lozano
se aprovechó del hueco
y postuló a Iván Name
que acudió, barrigón;
ahí se armó la batalla:
Petro y verdes se agreden
y queda dividida
toda la oposición.

 

XI

La mano victoriosa
De don Gustavo Petro
por mesas del Congreso
votó en otra elección.
Permite a sus muchachos
que elijan a Juan Diego,
político uribista
¡y bien conservador!

 

XII

En tanto hay candidatos
que ya heredar quisieran
la silla de Iván Duque
(que antes fue de Samper):
la vara quedó baja;
ya cualquiera se lanza;
(hasta a Pachito Santos
podríamos padecer).

XIII

Por la derecha extrema
Mafe Cabal aspira;
gritó que “Estudien, vagos”
(Macías se ofendió);
Óscar Iván Zuluaga
también va a postularse
su varonil aliento
Colgate suavizó.

XIV

Gaviria cruza el Ande
y amaga con lanzarse:
espera que le rueguen
o sigue de rector.
En tanto que Fajardo
se enrosca sus cabellos
se alía con Juancho Cristo
y sin asco “aspigó”.

XV

Gustavo Petro avanza
los ojos cual Termópilas:
brotados mientras clama:
¡que imprima el emisor!
“¡El cambio ya se acerca!”,
lo dice Benedetti,
el Armandito Humano,
y todos, hasta Roy.

XVI

De Arauca por el campo
se viene un aguacero;
el pueblo queda hundido
y a nadie le importó.
Parece Providencia,
que en cuatrimoto Duque
en cien días de gobierno
jamás reconstruyó.

XVII

Y así el gobierno sigue
en medio de protestas,
pandemias, paros, huelgas
vacunas y elección.
Martuchis se accidenta;
Duque habla de enanitos;
y mientras tanto juega
con el puto balón.

* Suban sus propuestas a Twitter copiando la cuenta de la Filarmónica: @filarmonibogota

Puede ver más contenidos de Daniel Samper Ospina ingresando aquí.

No se pierda los vídeos de #HolaSoyDanny

Compartir contenido:
error: El contenido está protegido