EL LOCO URIBE Y LAS ESTATUAS
Compartir contenido:

Por Daniel Samper Ospina

TRAGICOMEDIA EN UN ACTO

PERSONAJES:

ÁLVARO URIBE.

TOMÁS URIBE.

DOÑA LINA.

DOS ESTATUAS DE UTILERÍA.

EN UN PARQUE COLOMBIANO LLENO DE ÁRBOLES FRONDOSOS, EL DOCTOR URIBE HABLA CON DOS ESTATUAS QUE REPOSAN EN UNA BANCA, MIENTRAS GRABA SU PROPIA CONVERSACIÓN. SU HIJO TOMÁS LO ACOMPAÑA, INCÓMODO.

URIBE: La señora y el señor parecen decirme que antes de la Seguridad Democrática no venían turistas…

TOMÁS:  Papá, no empieces…. 

URIBE: Ahí me dicen: antes no venía era nadies, porque todo era guerrilla… Pero luego vino Uribe y liberó la patria…

TOMÁS: Papá, ya vámonos, por favor…

URIBE: Allá en qué lados hablé con otro señor…

TOMÁS: Era otra estatua, papá: nos tuviste media hora…

URIBE: Y le dije lo mismo y se quedó fue callada, home… Todos se quedan callados…  Hasta la estatua de Hassan Nassar que me encontré qué días, allá en Santa Marta, cuando visité a los Noguera…

TOMÁS: Era la estatua del Pibe, papá…

URIBE: Le pedí el votico. Ojalá se acuerde Hassan que tiene trabajo gracias a uno…  Y eso es lo que les digo acá al señor y a la señora, con todo respeto… 

TOMÁS: Vamos a caminar, papá, que ahí vienen unas personas y te van a ver hablando con las estatuas… Como cuando fuimos a Crepes y les pediste el voto a los muñecos que ponen para el distanciamiento social…

URIBE: Esos que vienen deben ser turistas, Tomás. Antes no venían turistas. Por eso debemos seguir bregando para que  voten por el partido, home… 

TOMÁS: Pero las personas, papá. No las estatuas…

URIBE:  Más bien movete vos o te hago tragar ya sabes qué… Nos toca que ir ligero por todo el país diciendo: demen el votico para el partido. O me tiro al Magdalena… O les doy en la cara. (A LAS ESTATUAS): Y eso les digo acá al señor y a la señora estatuas… La culebrita está viva… Qué días estuve en Paipa y vi a los catorce guerrilleros del Pantano de Vargas, todos terroristas Far, todos obedeciéndole a la estatua de Santos Traidor que le hicieron en Cartagena del Chairá… Y así espantan al turismo… 

TOMÁS: Ya, papá, vámonos: estás peor que cuando fuimos a Pereira y regañaste al Bolívar desnudo por andar sin ropa… 

URIBE: Estaba biringa, Tomás …  Y tiene que aplazar el gustico, como vos… Además debe ser gavirista.

TOMÁS: O cuando fuimos a Valledupar y no paraste de conversarle a la estatua de Diomedes Díaz, papá…. 

URIBE: Tenía cal en la nariz…

TOMÁS: Ya salir contigo es desesperante… En Cartagena nos tuviste dos horas mientras le preguntabas al monumento de los Zapatos Viejos si eran marca Ferragamo…

URIBE: Tomás, home… En eso no nos podemos confiar. Por los intereses superiores de la patria, hay que convertir esos zapatos en unos Crocs… 

TOMÁS: Eso para no hablar de lo que le trataste de hacer a la India Catalina o de cuando le ofreciste a la estatua de Blas de Lezo que la meterías a la ley 100… 

URIBE: ¿Blas de Lezo? Yo pensé que era el doctor Navarro Wolff; necesitamos esos voticos del centro…

TOMÁS:  Ya se está haciendo tarde, papá, y el parque se llenó… Más vale nos vamos ….

URIBE (A LA ESTATUAS): El señor y la señora estatua saben que deben votar por nosotros, como lo va a hacer el Cristo de Floridablanca.. Yo ya hablé con él. Qué redentor tan bien peinado, parecía con blower…. Yo le dije: señor Cristo, ¿sí me va a dar el votico? Y él me respondió que me lo daba y que le iba a pedir a sus patrones lo mismo, a los señores Aguilar… Yo le contesté: eso, dígales que voten por nosotros antes de que los metan presos…

TOMÁS: Vámonos, te lo ruego…  

URIBE:  Como qué días que hablé con la estatua de Ivancito… estaba montado a caballo, como yo mismo le enseñé…

TOMÁS: Era en realidad la estatua de Botero, la que hay en Bogotá…

URIBE: Y le dije: vos has sido un buen muchacho porque me estás obedeciendo, pero debes cuidar las formas… en una estatua eso es importante.

TOMÁS:  Papá: ya es hora de tu medicina… Vámonos para la casa…

URIBE: Esperá, home, que en cualquier momento me responde el señor estatua: hay muchas estatuas que quieren hablar conmigo, como la de Sebastián de Belalcázar en Cali, porque necesitan quién las defienda… O la de los Héroes, allá en Bogotá… 

TOMÁS: Esa la desaparecieron…

URIBE: Pero no fue el gobierno de la Seguridad Democrática. O la de Américo Vespucio de la séptima porque siempre le roban el globo de las manos…  desde que se fue nuestra Seguridad Democrática todo es así…

TOMÁS:  La otra noche casi te agarran hablando con la estatua de Jaime Garzón…

URIBE: Ni lo mentés, home, que no fue capaz de levantarse… Se quedó ahí agachado con el lustrabotas… yo le coloqué el pie y me sentí en la Fiscalía, cuando voy a que me embetunen allá…

TOMÁS: Si no nos vamos ya, llamo a mi mamá para que me ayude a guardarte…

URIBE: ¿Qué tal este? Ni que fuera muñeco de año viejo para que me guarden…

TOMÁS: También le pediste el voto a varios muñecos de año viejo el 31…

URIBE: Y ellos sí se quemaron, por eso nos toca movernos, para que no nos pase lo mismo… (MIRA A LAS ESTATUAS Y LES VUELVE A HABLAR): Señor y señora estatua, hágamen el favor me dan el votico y yo les traigo su tamalito de bronce…

TOMÁS SE RETIRA PARA LLAMAR A DOÑA LINA. AL VERSE A SOLAS, LAS ESTATUAS MUEVEN LA CABEZA, CAUTELOSAS, MIENTRAS SE ASEGURAN DE QUE NO HAYA NADIE CERCA.

ESTATUA 1: No nos gusta hablar delante de tu hijo, ya te hemos dicho…

ESTATUA 2: Sí, se nos vuela la piedra…

ESTATUA 1: Y nosotros también tenemos mano dura…

URIBE: Con más veras les recibo el votico por el partido, mucharejos… ¿Verdad que me van a ayudar?

ESTATUA 1: Ya te dijimos que no: tu tiempo ya pasó…

ESTATUA 2: En ese partido, además, me sentiría un convidado de piedra…

ESTATUA 1: Te creías la mano del parque Jaime Duque pero ya nadie te quiere… 

ESTATUA 2: Dilapidaste tu lugar en la historia: ya ni siquiera podrás convertirte en una de nosotros…

URIBE: ¿Resultaron terroristas ustedes también? ¡Bonito así!

URIBE SE LANZA SOBRE ELLAS Y VEMOS QUE SOSTIENE UN FORCEJEO EN EL PISO. AL INSTANTE, TOMAS REGRESA CON SU MAMÁ.

TOMÁS: ¿Papá, qué  pasó?

URIBE SE REINCOPORA Y PROCURA DISIMULAR.

URIBE: No pasa nada, hijito… Es que el señor estatua y la señora estatua no estaban recogiendo café.

DOÑA LINA LO TOMA DE UN BRAZO Y TOMÁS DEL OTRO, Y VAN SALIENDO DE ESCENA MIENTRAS LA LUZ LOS SIGUE.

ENTRE TELONES EL DIÁLOGO CONTINÚA:

TOMÁS:  ¿Por qué le hablas ahora a su tetilla, papá? Vístete…

URIBE: Porque me gusta conversar también con los bustos…

LAS LUCES DEL ESCENARIO SE ENCIENDEN Y OBSERVAMOS QUE LAS DOS ESTATUAS QUEDARON EN EL PISO. Y QUE AMBAS TIENEN LAS BOTAS AL REVÉS.

Puede ver más contenidos de Daniel Samper Ospina ingresando aquí.

Descargar columna

Boletas para “Con P de Polombia”, la P de presentación, en www.elteatro.co

www.elteatro.co

No se pierda los vídeos de #HolaSoyDanny

Compartir contenido: