LA SUSTITUTA
Compartir contenido:

La Fiscalía lleva años haciéndose la vista gorda con este negocio del que es beneficiaria directa la nueva senadora del Centro Democrático.

Por Daniel Coronell

Yenny Rozo Zambrano se convertirá en senadora cuando esta semana sea suspendido Álvaro Uribe, hoy detenido domiciliariamente en su hacienda de 1.500 hectáreas. Ella es la hija de Álvaro Rozo Castellanos, el alcalde de Mosquera, Cundinamarca, cuya administración tomó decisiones que permitieron que Tomás y Jerónimo Uribe se convirtieran en multimillonarios mientras su padre ocupaba la presidencia de Colombia. Yenny y su padre, el alcalde, también recibieron provecho del negocio.

Entre las determinaciones de la alcaldía de Álvaro Rozo que permitieron el enriquecimiento de los hermanos Uribe, hay dos especialmente importantes: la primera es la emisión del plan parcial que es un requisito legal para el desarrollo industrial del terreno. Sin ese plan parcial no habría sido posible la construcción de la Zona Franca de Occidente, de la cual son socios fundadores los Uribe.

La segunda es el aumento del índice máximo de construcción. La norma inicial solo permitía que se edificara la mitad del lote. Una decisión de la alcaldía de Rozo subió ese índice del 50 al 75 por ciento, con lo cual aumentaron los metros cuadrados para construir y vender.

Lo más grave es que la Fiscalía tiene, hace años, un documento que indica que el alcalde Rozo se lucró ilegalmente del negocio a través de la adquisición de parte de los terrenos.

En oficio del 19 de octubre de 2011 el entonces fiscal jefe de la unidad especializada en delitos contra la administración pública, Martín Alonso Moreno Sanjuán, le reportó al director nacional de fiscalías sobre la existencia de un material probatorio que apunta “a conductas punibles contra la administración pública en las que eventualmente estarían involucrados los hijos del Ex Presidente, Álvaro Uribe Vélez, y que se relacionan con la Zona Franca – Cundinamarca asumidos ya por la Dirección Seccional de Fiscalías de Bogotá”.

El material probatorio al que se refiere el fiscal es un manuscrito encontrado en una firma de abogados de Medellín por los investigadores de la Corte Suprema de Justicia que seguían los pasos del parapolítico Mario Uribe. El cuaderno habla de la forma de dividir unos terrenos en estos términos: “Excluir la tierra del alcalde. El resto llevarlo a sociedad promotora de la Zona Franca de Occidente”.
Lo más revelador es un párrafo que dice textualmente: “Las otras 19 Ha para el (alcalde) a nombre de Luis Rozo y Efraín Fernández”.

Luis Rozo es el hermano del alcalde Álvaro Rozo quien, a través de una compañía llamada ALC, le compró al Patrimonio Autónomo FC-Lotes Mosquera, constituido por Tomás y Jerónimo Uribe, un lote al lado de la Zona Franca.

Los socios de la empresa compradora son todos familiares del alcalde Rozo. Además de su hermano Luis está su hija Yenni Rozo, próxima a convertirse en senadora, y otros dos hijos llamados Álvaro Alexander y Hernán Fabio.

La Fiscalía lleva años haciéndose la vista gorda con este negocio, del que es beneficiaria directa la nueva senadora del Centro Democrático.
Según las escrituras, el patrimonio autónomo de los hermanos Uribe les vendió ese terreno a los Rozo por 19.000 pesos por cada metro cuadrado. Un precio realmente bajo. Dos días después, otros compradores les pagaron el triple por lotes cercanos.

Hace dos años cuando escribí otra columna sobre este tema, los señores Uribe emitieron un comunicado en el que afirman: “Las diferencias en los precios por metro cuadrado de tierra bruta se dan por diferencias en la forma y área útil de cada predio”.

Nunca han intentado explicar las afirmaciones del manuscrito olvidado, ni las razones que tuvieron para hacer ese negocio justo con la familia del alcalde de Mosquera.

En el lote comprado por los Rozo fue construido el Parque Industrial Santo Domingo, comercializado por la sociedad Arcast Grupo Empresarial SAS.

De acuerdo con un acta de Arcast entre sus accionistas están la próxima senadora Yenny Rozo y su padre el exalcalde de Mosquera Álvaro Rozo Castellanos.

Esta historia de padres e hijos no termina aquí.

En la pasada campaña para el Senado, el expresidente Uribe grabó un comercial invitando a votar por la hija del alcalde que tanto ayudó a sus hijos. Quizás no los haya ayudado desinteresadamente pero cumplió:

“Yenny Rozo representa los valores del Centro Democrático. Representa transparencia, cumplimiento, estudio, afecto por la comunidad”.

Esa viva encarnación de la transparencia, pregonada por Uribe, ocupará su curul en los próximos días.

Puede ver más contenidos de Daniel Coronell ingresando aquí.

Compartir contenido:
error: El contenido está protegido