ÍNDICE Y PULGAR
Compartir contenido:

“No joda, ¿qué te voy a decir? Son cinco mil barras y yo lo pensé. ¿Sí me entiendes? Eso es un resto de plata. Un billete. Para hacer un edificio. Yo te lo digo para que tú sepas…y lo rentas y vives toda la vida de eso”

Por Daniel Coronell

La grabación que prueba que el senador Eduardo Pulgar trató de persuadir a un juez de venderse para favorecer a unos patrocinadores políticos suyos, contiene otras revelaciones. Una de ellas es la historia de un supuesto soborno en donde Pulgar es el sobornado. El ahora investigado senador relata que un importante dirigente político de Barranquilla le ofreció una gruesa suma de dinero para que votara por una candidata en la más reciente elección de procurador general de la nación.

Pulgar, grabado por el juez Andrés Rodríguez, le aseguró a él y al alcalde de Usiacurí, Ronald Padilla, que en el año 2016 recibió una tentadora oferta para que votara para elegir a “la vieja” como procuradora general.

En esa ocasión, la terna de candidatos para la Procuraduría estaba conformada por la exmagistrada del Consejo Superior de la Judicatura María Mercedes López, nominada por el entonces presidente Juan Manuel Santos; el exvicefiscal general de la nación Jorge Perdomo, postulado por la Corte Suprema de Justicia; y el exministro Fernando Carrillo, presentado por el Consejo de Estado y quien finalmente resultó elegido por el Senado.

La campaña no fue simple. Aunque nominalmente la candidata de Santos era María Mercedes López, muchos sabían que la apuesta real del mandatario era Carrillo. Esa postura aparentemente esquizofrénica, pero bastante usual en la política colombiana, fue aprovechada por el entonces vicepresidente Germán Vargas Lleras para intentar una jugada a tres bandas.

Vargas, copropietario del partido Cambio Radical con la familia Char, intentó elegir a María Mercedes López. la candidata formal del presidente; cerrándole el paso a Fernando Carrillo, el verdadero procurador in pectore de Santos. De esa manera apoyaba al jefe de Estado, en teoría, mientras en la práctica lo golpeaba.

En el contexto de esa extraña campaña habría ocurrido lo que el senador Eduardo Pulgar narra en estos términos: “A mí Alex Char me ofreció cinco mil millones de barras, para que yo me le torciera al procurador general y me fuera a votar con la vieja… Cinco mil millones de barras…Y le he dicho al man: No…Y yo me quedé con Carrillo”.

El supuesto intento de soborno puso a pensar a Pulgar según lo asegura en la misma grabación: “No joda, ¿qué te voy a decir? Son cinco mil barras y yo lo pensé. ¿Sí me entiendes? Eso es un resto de plata. Un billete. Para hacer un edificio. Yo te lo digo para que tú sepas…y lo rentas y vives toda la vida de eso… Ahora yo dije, me encerré en un cuarto, y dije: es la única forma en que la gente me conozca, como un tipo… como soy… como un tipo íntegro y serio”.

El exalcalde de Barranquilla Alex Char, con quien hablé antes de escribir esta columna, desmiente la versión del senador Eduardo Pulgar: “Por Dios, hasta dónde hemos llegado. Esto es una locura. Eso no es cierto. ¡Qué locura! Obviamente ese era un debate que nos importaba a todos pero yo no me metí. Yo estaba de alcalde. Eso es una total falsedad. Por Dios”.

Mañana es 20 de julio y se instala el Congreso. Amparado en la invisibilidad que brindan las sesiones en línea, es probable que el senador Eduardo Pulgar asista sin que nadie lo cuestione. Sin que estos hechos, que están a la luz pública, merezcan siquiera una pregunta. La virtualidad ha acabado con el control político al gobierno y de paso con el escrutinio ciudadano sobre el Congreso.

Eduardo Pulgar ejercerá su derecho a votar para elegir, entre otros, al nuevo presidente del Senado. El elegido será seguramente Arturo Char, el hermano de Alex Char. La sala de instrucción de la Corte Suprema de Justicia, que investiga a Pulgar, abrió indagación preliminar contra Arturo Char por su presunta participación en la corrupción electoral protagonizada por Aida Merlano. Por los mismos hechos, su hermano Alex será escuchado en declaración.

La diligencia debería haberse realizado el 7 de julio, pero la defensa de Arturo Char hábilmente consiguió el aplazamiento para el 27. Cuando se cumpla, Char ya será el presidente del Congreso.

Mientras tanto se prepara la elección del próximo procurador general de la nación. La candidata fija del presidente Iván Duque –y de su jefe– es la actual ministra de justicia Margarita Cabello. Aquí pueden verla fotografiada con el senador Eduardo Pulgar y su actual esposa Any Ucrós. Los tres se ven felices.

Eduardo Pulgar

Probablemente ella, como procuradora general, será quien decida el resultado de la investigación disciplinaria que la Procuraduría le acaba de abrir a Pulgar por pedirle a un juez que se vendiera.

Puede ver más contenidos de Daniel Coronell ingresando aquí.

Compartir contenido:
error: El contenido está protegido