EL OTRO GRAN TESTIGO
Compartir contenido:

Juan Guillermo Monsalve no es el único testigo que ha declarado que los hermanos Uribe Vélez participaron en la creación de esa estructura paramilitar.

Por Daniel Coronell

En el desesperado empeño por esquivar su deber de investigar al imputado expresidente Álvaro Uribe, la Fiscalía produjo un documento para descalificar al testigo de cargo Juan Guillermo Monsalve que contiene una verdad importante y una mentira reveladora. La verdad consiste en reconocer, finalmente, que Monsalve “desde el año 1996 y hasta 2004 perteneció a las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) Bloque Metro”. Esta aceptación es determinante porque la defensa de Uribe –que parece estar siempre de acuerdo con la Fiscalía– había negado por años la condición de paramilitar de Monsalve.

Sin embargo, más interesante que esa realidad, tardíamente admitida, resulta una mentira expresada con todas las letras en el informe de la Fiscalía: “La única persona que ha dicho que los hermanos Uribe Vélez fueron los creadores del Bloque Metro es Juan Guillermo Monsalve, mientras que ningún jefe de AUC le ha dado validez a su testimonio”.

La afirmación es falsa por punta y punta. Monsalve no es la única persona que ha dicho que Álvaro y Santiago Uribe son los fundadores del criminal Bloque Metro de los paramilitares. Otro que lo ha dicho es justamente un jefe de las llamadas autodefensas. Se llama Pablo Hernán Sierra y es conocido con los alias de Alberto Guerrero y Pipintá. Él fue el máximo jefe del llamado Bloque Cacique Pipintá.

Esta semana entrevisté a Pablo Hernán Sierra desde la cárcel de Cómbita, donde está purgando su condena. Allí me reiteró su versión sobre los presuntos vínculos del expresidente Uribe y de su hermano Santiago con el paramilitarismo como lo sostiene, sin variaciones, desde hace diez años: “Los hermanos Villegas, los hermanos Gallón y los hermanos Uribe: Santiago y Álvaro Uribe Vélez, son los que fundan la llegada de las autodefensas al nordeste antioqueño”.

Según Sierra, o Alberto Guerrero como también es llamado, otras personas participaron en la conformación del grupo paramilitar que inició sus operaciones en la Hacienda Guacharacas: “Los propios jefes y fundadores de las autodefensas, lo que terminó llamándose el Bloque Metro, son: Álvaro Uribe, Santiago Uribe, Pedro Juan Moreno Villa, cuando era secretario de gobierno, Lucas que se reunió con él en el Obelisco (un centro comercial de Medellín). Ahí hay testimonios también de HH”.

Esto me lo contó Sierra el lunes de esta semana. Cuatro días después, el viernes, Lucas fue recapturado tras haberse evaporado por años.

Lucas es el alias de Jacinto Alberto Toro Soto, mano financiera de Vicente y Carlos Castaño. María McFarland en su libro Aquí no ha habido muertos cuenta que en 1998 Lucas fue detenido en el parqueadero Padilla de Medellín destruyendo evidencias de la conexión entre políticos y paramilitares. Un fiscal lo liberó poco después en cuestionada decisión. Once investigadores del CTI que habían trabajado el caso del parqueadero Padilla y de Lucas fueron asesinados uno por uno, como pollos. Quizás él tenga recuerdos del Bloque Metro.

Como sea, la determinante ratificación de Sierra va en contra de lo sostenido por los Sherlock Holmes de la Fiscalía. Es indudable que Juan Guillermo Monsalve no es el único testigo que ha declarado que los hermanos Uribe Vélez participaron en la creación de esa estructura paramilitar.

El asunto ha sido tan claro para el expresidente Álvaro Uribe que en las interceptaciones legales que muestran las cuestionadas gestiones del hoy detenido Diego Cadena, hay constancia de que una de sus propósitos era desprestigiar a Pablo Hernán Sierra, o “Pablo Guerrero” como lo llaman en la conversación:

–¿Cómo está, presidente? –inicia la conversación Cadena.

–Bien hombre, aquí en el Congreso en esta batalla –responde Uribe.

–Le cuento en un minuto. Estoy en este momento con una testigo en la ciudad de Manizales. Ella va a enviar un video dando una información muy puntual de Pablo Guerrero. Espérelo en los próximos minutos.

–¿Y mencionan a Cepeda? –dice el expresidente y no es difícil concluir que está preguntando por el senador Iván Cepeda.

–No menciona a Cepeda pero ataca los señalamientos que ha hecho Pablo Guerrero en contra suya.

–Muchas gracias –responde Uribe en un tono no muy emocionado– Bueno. Yo creo que es muy importante para mandar eso a la Corte.

Guerrero, o Pablo Hernán Sierra, sigue dispuesto a declarar sobre este y otros temas que deben ser investigados por la justicia. Sin embargo, últimamente siente que es más peligroso declarar contra el expresidente Álvaro Uribe que delinquir. Horas antes de atender la entrevista conmigo, su celda en la cárcel de máxima seguridad de Cómbita fue minuciosamente requisada. Las autoridades carcelarias sostienen que era una operación rutinaria y general de control, Sierra siente que el objetivo es él.

Puede ver más contenidos de Daniel Coronell ingresando aquí.

Compartir contenido:
error: El contenido está protegido