DUDA EN LA TUMBA
Compartir contenido:

El retiro gradual de las risibles candidaturas del uribismo para abrirle el paso a Óscar Iván Zuluaga será suficiente para convertirlo nuevamente en el ungido, pero no para borrar las evidencias de lo que pasó en esa campaña.

Por Daniel Coronell

Hace quince días murió, en olor de impunidad, el famoso publicista político brasileño José Eduardo Cavalcanti, conocido como Duda Mendonça. Su epitafio debería decir: “Aquí yace Duda y descansa Óscar Iván Zuluaga”. Duda confesó ante la Policía Federal de su país que la corrupta constructora Odebrecht le entregó 1.500.000 dólares para asesorar a la campaña de Óscar Iván Zuluaga. La campaña le pagó 1.200.000 dólares más, por encima de la mesa, pero la mayor contribución la hizo Odebrecht. Así lo confirmaron los directivos de la constructora que, de paso, explicaron que el aporte no era desinteresado.

La declaración de Duda sobre la donación ilegal jamás llegó a la justicia colombiana porque en Brasil alegaron que el publicista debería haber rendido el testimonio ante el Ministerio Público y no ante la Policía. Ninguna autoridad colombiana fue a preguntarle por sus afirmaciones. Es más, en mayo de 2017, la defensa de Duda le pidió a la Fiscalía colombiana que enviara un cuestionario pero las preguntas nunca llegaron. 

Con ese antecedente fue sencillo para el Consejo Nacional Electoral archivar las investigaciones, con ponencia del entonces magistrado Carlos Camargo, nominado por el Centro Democrático y otros partidos. Hoy Camargo es el defensor del pueblo.

Esta semana el representante a la Cámara Óscar Villamizar, del Centro Democrático, profirió resolución inhibitoria a favor del actual presidente Iván Duque, absolviéndolo por su participación en la reunión entre Odebrecht, Duda Mendonça y Óscar Iván Zuluaga.

El carnaval de absoluciones entre copartidarios se estrella con testimonios y documentos sobre estos pagos ilegales. Ante los procuradores brasileños Juliana Josemar Moraes y Eduardo da Silva, declararon dos altos ejecutivos de la constructora.

El vicepresidente de Odebrecht para América Latina Luiz Mameri y el director de la sede en Colombia Eleuberto Martorelli contaron cómo efectuaron la donación ilegal con la mediación de Daniel García Arizabaleta, hombre cercano a Odebrecht y a la vez directivo de la campaña de Óscar Iván Zuluaga, a pesar de haber sido condenado disciplinariamente a destitución y 15 años de inhabilidad por actos de corrupción. 

Martorelli explicó: “Yo vi una oportunidad muy clara de aproximarse a ese eventual gobierno, ya que tenía una persona conocida y muy próxima en Daniel García trabajando en la campaña del candidato principal de la oposición”.

Luiz Mameri afirmó que desde la sede de Odebrecht en Colombia le pidieron pagarle a Duda Mendonça, como contribución a la campaña de Óscar Iván Zuluaga: “Al inicio del año 2014 fui solicitado por el señor Martorelli, quien me dijo que era necesario realizar un pago de 1,5 millones de dólares al señor Duda Mendonça correspondientes a unos supuestos servicios que ese señor había prestado a la campaña del señor Óscar Iván Zuluaga”.

El vicepresidente de Odebrecht dejó claro que la donación ilegal no tenía propósitos altruistas: “Martorelli nos dijo que participando de esta manera en la campaña podríamos beneficiarnos en un futuro, en el caso de que Óscar Iván Zuluaga fuera electo presidente de la república”.

Cuando Martorelli recibió el visto bueno de su jefe para efectuar el aporte ilegal se lo comunicó a Daniel García Arizabaleta: “Entonces solo después de que yo conversé con Mameri es que yo hablé con Daniel, diciéndole que yo tomaba cartas en el asunto después de haber sido autorizado, de manera que no necesitaba más preocuparse con el tema del accionar de Duda Mendonça porque yo lo iba a resolver para nosotros en el Brasil, sí?”. 

En ese momento del interrogatorio le preguntaron a Martorelli: “¿Y él estuvo de acuerdo cuando usted le dijo eso?”.

Martorelli responde: “Daniel estuvo de acuerdo y quedó agradecido con eso”.

En la misma diligencia Mameri y Martorelli entregaron correos electrónicos en los que autorizan los pagos a Duda por su asesoría a la campaña de Zuluaga. También mencionaron a otros ejecutivos de Odebrecht que participaron en el aporte clandestino entre ellos Hilberto ‘Beto’ Silva, Verace Santos y Ángela Palmeira. 

El retiro gradual de las risibles candidaturas del uribismo para abrirle el paso a Óscar Iván Zuluaga será suficiente para convertirlo nuevamente en el ungido, pero no para borrar las evidencias de lo que pasó en esa campaña.

Puede ver más contenidos de Daniel Coronell ingresando aquí.

Descargar columna

Compartir contenido:
error: El contenido está protegido